Segundo mes en Nepal

// May 5th, 2012 // Nepal 2012

Parece mentira pero ya ha pasado otro mes desde la última vez que escribí en este blog, y todavía estamos aquí, en el Himalaya.
Sesenta días en este país de grandes montañas, disfrutando cada jornada de un paisaje impresionante, sin perder mi un momento la capacidad de asombro.

Hoy ha sido un día diferente, Carlos Soria ha tomado la decisión de no intentar más, por esta temporada, la cima del Annapurna. Algo que todo el mundo esperaba, después de una primavera en la que apenas ha dejado de nevar un sólo día. Estas condiciones en una montaña como el Annapurna, especialmente expuesta a las avalanchas, convierten la ascensión en un terreno muy peligroso que hay que saber leer con mucha cautela. Afortunadamente Carlos conoce perfectamente el lenguaje de las montañas y entiende cuando hay que dejarlas descansar y aplazar su visita a la cumbre para un momento más oportuno.

Ya hemos empezado a recoger el campamento base. Cables, paneles solares, baterías…. Nuestra pequeña oficina de transmisiones ha comenzado a quedar vacía. En unas horas habrá desaparecido cualquier rastro del que ha sido cuartel general de las tres personas (Nacho Tena, Daniel Salas y yo) que desde este rincón del Himalaya, hemos enviado a diario, fotos, crónicas y vídeos al resto del mundo.

Da un poco de pena ver como va desapareciendo su silueta amarilla chillón, con cables y paneles solares colgando, como si se tratara de un carromato de feriantes que ponen rumbo a otro lugar. Y así es, no habrá que esperar mucho tiempo para ver resurgir la figura de nuestra tienda de comunicaciones en otro glaciar, morrena o prado al pie de una imponente cima y desde allí comenzar de nuevo a emitir imágenes de montañas, de personas que sueñan con ellas pero que saben respetarlas y tratarlas como se merecen.

Nosotros los seguiremos con nuestras cámaras, sin perder detalle, intentando recoger la auténtica belleza de cada momento y poder transmitir a todo el mundo, a través de una pequeña antena, nuestro respeto y admiración por estos lugares.

Pronto abandonaremos el campo base, pero no el Himalaya. Todavía nos queda visitar el pueblo de Sama, al pie del Manaslu (8.163 m) donde el BBVA ha emprendido un bonito proyecto de apoyo a esta comunidad. Un recorrido que nos llevará casi veinte días más caminando entre montañas. Quizás habrá oportunidad para un nuevo título, un “tercer mes en Nepal”.

YosuboconCarlosSoria

Dokumalia

Leave a Reply