Montañas de Irán. Invierno

// February 2nd, 2018 // IRÁN

Cualquier época del año es buena para visitar las montañas de Irán. Cada estación tiene sus particularidades y belleza. Pero sin dudad, el invierno, es el momento en que estas montañas cuentan con una personalidad más acentuada y recia, a pesar de que esta temporada está siendo especialmente seca.

Sobre la ciudad de Teherán se levantan las estribaciones de la cordillera Alborz, dominadas por la cima del Tochal توچال‎  (3.964m), que se desploma sobre la gran urbe, uniendo, a través de una larga cresta, diferentes cumbres sobre los tres mil metros. Una entretenida ascensión partiendo desde los barrios altos de la capital.

Desde el punto más elevado del Tochal توچال‎ y el Darabad دارآباد‎ ,  cumbres que he tenido la oportunidad de ascender, se disfruta de una panorámica excepcional sobre las montañas más cercanas, así como del techo de Irán, el Damavand (5.610m) دماوند .

En una zona más remota, al norte del país, se levanta otra de las grandes montañas iranís, el Azad Kuh, آزاد کوه‎ (4.355m), “la montaña libre”, cuya etimología hace referencia, supuestamente,  a su emplazamiento geográfico, aislado y destacado sobre el resto de la cordillera.

Por último, quiero incluir en esta galería de montañas de Irán, que he tenido el privilegio de visitar este mes de enero, un lugar  muy interesante, el fuerte de Alamut, o lo que queda de él. Los restos de la fortaleza de Alamut se levantan entre las montañas Alborz, al norte de Irán, sobre un escarpado risco que le confiere la sensación de inexpugnable.

Fue residencia de la secta ismailí de los nazaries desde el año 1.090 bajo las órdenes de Hassan-i-Sabbad, “el Viejo de la Montaña”.

Conocidos como hashashin (fumadores de hachís). Se cree que su apodo pudo ser el origen de la palabra asesino, dada su reputación de soldados de fortuna y homicidas a sueldo.

El valle de Alamut además de ser un lugar de gran interés histórico, depara paisajes de gran belleza. Su acceso es complicado, desde la ciudad de Qazvín, a través de una sinuosa carretera de montaña, que atraviesa un elevado puerto.

Visitar Irán siempre es una oportunidad excelente para conocer sus maravillosos paisajes y montañas, aprender más sobre su cultura milenaria y compartir grandes momentos con buenos amigos.

Leave a Reply