Dhiki

// October 27th, 2016 // HIMALAYA 2016

Con este nombre, “dhiki”, se denomina, en Nepal, a un ingenioso instrumento tradicional empleado para la molienda de algunos alimentos, principalmente arroz.

Su mecanismo es igual de simple que efectivo y práctico. Se trata de una palanca, sustentada entre dos pilares y formada por un mástil de madera, del que sobresale, perpendicularmente, una segunda pieza, también de madera, a modo de mazo. El mástil es elevado, con ayuda del pie de una o dos personas, dejándole caer libremente sobre una superficie de piedra pulida, cóncava en el punto de contacto. La ejecución es rítmica y monótona, aplastando, poco a poco, todo el grano acumulado sobre la base.

Mientras una, o dos personas ponen en movimiento el mástil, con sus pies, otro equipo, formado también por una o dos personas, van conduciendo el grano hacia el lugar de impacto. Al mismo tiempo, el resultado se tamiza, seleccionando la parte que ya se encuentra molida correctamente.

Es frecuente cobijar el “dhiki” bajo un portal, formado principalmente por troncos y ramaje. Normalmente, la propiedad de este instrumento, es de la comunidad y su uso se realiza libremente por los miembros de la localidad. Habitualmente el trabajo se desarrolla en equipo, entre los integrantes de diferentes familias, relevándose en las labores más físicas y poniendo de manifiesto, una vez más, la necesidad de cooperación entre los habitantes de estas comunidades para lograr una mejor adaptación al entorno.

Uno de los usos más comunes de la harina de arroz, obtenida de la molienda con el “dhiki”, es la elaboración del “roti”, una especie de rosca de pan frito muy popular, especialmente durante las celebraciones del “Dasain”, la festividad más importante dentro del calendario nepalí. El cocinado de las innumerables piezas de “roti”, durante la fiesta del “tika”, la jornada clave del Dasaín, es otra muestra de colaboración e integración de los diferentes miembros de la comunidad, donde se unen bajo un mismo fuego, relevándose en el amasado y la cocina.

El “dhiki” es una buena alternativa a los molinos hidráulicos, especialmente en poblaciones donde no se encuentran corrientes de agua apropiadas. Aunque, dentro de una misma comunidad, pueden convivir los dos utensilios  ya que, cada herramienta, se destina a moler diferente tipo de grano.

En las aldeas de Nepal ya se pueden encontrar molinos harineros con tracción eléctrica pero, todavía, hay multitud de molinos hidráulicos, “corrientes y molientes” a lo largo de las montañas de este país. Su desarrollo y estructura es muy parecido al que, hace años, se empleaba en España.

Una gran tolva de madera, para recibir el grano y conducirlo, a través de la canaleja, hacia la fricción entre el roce de la piedra solera (fija) sobre la volandera, movida por el rodezno. Esta pieza, motor del molino hidráulico, se construye, cada vez más, con metal, sustituyendo a los tradicionales rodeznos de madera.

El patrimonio humano y sus usos tradicionales constituyen una de las grandes riquezas que se pueden encontrar entre las colinas y montañas de Nepal, sirviéndonos, además, para entender mejor  la forma de vida y adaptación de cualquier comunidad desarrollada en un entorno montañoso.

http://www.vimeo.com/189060595

Leave a Reply