Archive for Sisha Pangma 2013

Luces del Tíbet

// September 26th, 2013 // No Comments » // Sisha Pangma 2013

Llevamos cerca de veinte días en el Tíbet, encaramados al Techo del Mundo, oteando este paisaje único modelado por un altiplano de tierra ocre y tostado, salpicado por cumbres nevadas y envuelto en un aire enrarecido que nos recuerda constantemente la gran altura a la que vivimos. Desde que dejamos Nepal la cota nunca ha bajado de los 4.000m.

Parece que en un lugar tan inhóspito como el Tíbet no pudiera haber sitio para la vida, que su único sentido fuera la simple contemplación de un paisaje extraordinario pero al mismo tiempo hostil.

A pesar de todo, a lo largo del camino, se suceden aldeas diseminadas por el altiplano. Poblaciones adaptadas a estas condiciones tan excepcionales. Rebaños de yaks conducidos por endurecidos ganaderos que muestran en sus rostros la huella que deja una vida entera bajo los rigores del Techo del Mundo.

Su sonrisa, casi perenne, y una mirada espontánea y sencilla transmiten simplemente felicidad. Esa felicidad que nos parece imposible de alcanzar si no estamos rodeados de un complejo entramado de circunstancias que nos puedan proporcionar lo que entendemos por bienestar y que, a menudo, nos conducen a la frustración.

Aquí todo parece mucho más sencillo. Siempre me resulta divertido comprobar como se puede establecer el diálogo entre personas que no controlan ni una palabra en común, con el simple deseo y disposición de querer comunicarse.

Nuestro destino, acompañados por pastores y sus impresionantes yaks, que transportan nuestra carga, nos han conducido en esta ocasión al pie del Shisha Pangma (8.027 m.) el único ochomil que se encuentra totalmente en territorio tibetano. Una montaña que se levanta en esta meseta interminable y desde la que ya hemos tenido el privilegio de observar un paisaje único, bañado por una luz que sólo se puede encontrar aquí y que a mí, como persona encargada de recoger en imágenes el testimonio de la expedición, es uno de los elementos que más me ha sorprendido.

Llevamos viviendo menos de dos semanas en esta montaña y ya hemos podido recorrer parte de su colosal figura hasta el lugar donde poder establecer el primer campamento de altura, cerca de 6.400m. Este primer viaje nos ha permitido descubrir las dimensiones de la montaña y el gran recorrido hasta su cima principal. Creo que la clave del Shisha Pangma es aprender a vivir alto, muy alto ya que el campo base, el lugar que nos sirve como refugio y acogedor hogar no baja de 5.700 m. En otras montañas de ochomil metros esta altura representa el emplazamiento de campos de altura.

Con calma y paciencia, en los próximos días, iremos buscando el momento adecuado para poder recorrer este largo viaje hasta la cumbre principal del Shisha Pangma, envueltos en una atmósfera, casi mágica, que sólo se puede encontrar en lugares privilegiados como el Tíbet.

Yosuboconcarlossoria